COCIDO MADRILEÑO






El cocido madrileño es uno de los platos más sencillos y fáciles de hacer, además de ser un plato completo, nutritivo y para chuparse los dedos. Se puede dejar hecho por la mañana, a primera hora si usamos una olla Express, lo que nos permitirá disponer de toda la mañana libre sin preocuparnos de la comida.

Si algún miembro familiar tiene que seguir una dieta muy estricta, podrá comer los garbanzos y la verdura. Si la dieta es menos estricta puede incluir el pollo o la ternera (nunca los dos, o uno o el otro).

La lista de ingredientes que os paso a continuación puede ser modificada al gusto. En casa nos gusta echarle, a parte del hueso de jamón, un taco de jamón (a mi marido le encanta). Se puede echar más verdura también. A mi me gusta mucho el sabor que coge el repollo con el caldo.

Si tenemos pensando hacer ropa vieja con los restos, entonces habrá que añadir más carne.

En los supermercados venden preparados para cocido de carne y verdura. Los de carne no me gustan mucho, prefiero coger los ingredientes por separado. El de verdura si que lo cojo, aunque a parte compro un repollo pequeño ya que el que viene en la bandeja es ridículo.

En Mercadona venden huesos de jamón fáciles de cortar. Una vez que cojo lo que me hace falta, el resto lo congelo. Aunque esté congelado es fácil de partir.




INGREDIENTES

- 2 puñados de garbanzos por persona
- 1/2 repollo pequeño
- dos patatas
- dos zanahorias
- un nabo
- un puerro
- apio
- 3 o 4 muslos de pollo con piel
- 150 g morcillo añojo
- 1 chorizo
- 1 morcilla
- 1 hueso de jamón
- 100 g tocino blanco
- fideos finos

También se pueden añadir un hueso de caña, un taco de jamón, panceta.


PREPARACIÓN CON OLLA EXPRESS

La noche anterior se dejan a remojo los garbanzos en la misma olla. Al día siguiente, cambiamos el agua y añadimos dos cucharaditas de sal.

Primero se echa la carne: pollo, morcillo, jamón, chorizo, morcilla, tocino.

Después introducimos la bandeja de verdura en caso de que vuestra olla tenga una. Si no la tiene no pasa nada. Esa bandeja permite sacar la verdura más fácilmente y evita que se deshaga dentro del caldo.
Encima depositamos la verdura: las patatas peladas y enteras, las zanahorias peladas y cortadas en dos, el nabo pelado y cortado en tres, el puerro, el apio.
El repollo no se suele meter en ese momento, a no ser que no os guste masticar la verdura y queréis que esté muy blandito.




Lo cubrimos todo de agua. Cuidado de no llenar la olla hasta arriba. Siempre tendrá que ser 3/4 de su capacidad.

Se pone al fuego al máximo. Una vez que el pivote de la olla sube bajamos a fuego medio y dejamos unos 45 minutos a velocidad 1 (o 25 minutos a velocidad 2 en caso de que la olla tenga dos velocidades).

Una vez transcurrido el tiempo, dejamos reposar unos 5 minutos. Sacamos todo el vapor de la olla antes de abrirla, con cuidado de no quemarnos, e introducimos el repollo lavado y cortado en el caldo. Volvemos a cerrar hasta la hora de comer.





Durante este tiempo el repollo se irá haciendo, ya que la olla conserva el calor durante bastantes horas. Otra opción es sacar caldo de la olla y cocerlo a parte.

A la hora de comer, abrimos de nuevo la olla y vamos retirando con cuidado los ingredientes.

Recuperamos el caldo para hacer una sopita. Reservamos otro poco caldo para servirlo en la mesa en una jarrita.

Echamos la carne en una fuente y la cortamos en trozos para que sea más fácil a la hora de servirse.

En otra fuente ponemos la verdura. El nabo y el puerro los tiro. Solo me quedo con la patata, las zanahorias, los garbanzos y el repollo.

Puedes servir el cocido con cebolla cruda. Pon una aceitera en la mesa por si alguien quiere echar un chorrito de aceite sobre las verduras. Hay personas a las que les gusta echarle un chorrito de vinagre también.








No hay comentarios: